La playa y la ensaladilla rusa están sobrevaloradas.

En la playa nunca encuentras una postura cómoda más allá de cinco minutos seguidos. Es imposible regular el termostato: o te asas o hace fresco. Salvo que sea una playa solitaria, tienes que estar pendiente de los cacos y hay que ir a bañarse por turnos.

(leer más)