BLOG #OBREROS DEL ROCANROL by Bernárdez

Penélope Cruz y Javier Bardem son grandes trabajadores, #obrerosdelrocanrol que, mediante inteligencia, mucho esfuerzo y su don, han conseguido vivir su sueño. No han delinquido ni hecho daño a nadie, no han traficado con sobres de dinero B, no han vaciado las arcas públicas ni intentan arruinar nuestra sanidad.

Son un ejemplo a emular, no un objetivo a derribar.

Hay quien siente pelusa de esta pareja. Alguien que querría ser como Penélope y Javier. Fijaos en esta noticia en donde se presenta a estos dos conocidos cómicos como malvados traidores, el enemigo.

Por ir de comunistas, antiespañoles y antisemitas, Javier Bardem y Penélope Cruz, ha sido repudiados de Hollywood.

Penelope Cruz. Javier Bardem. Artistas. Titiriteros. #artistassomostodos

Frente a esta pareja divergente, se sitúan los ortodoxos, haters de pensamiento único, que se defienden de la amenaza propagando la idea del artista vago, vividor, parásito de la sociedad.

Javier Bardem y Penelope Cruz

¿A qué tanta saña?

El artista es un luchador que ha elegido vivir su sueño, renunciando a disfrutar de una vida acomodada. Se transmite la idea de que no es posible realizar nuestros sueños. Y cuando un sueño es conseguido por alguno en forma de triunfo y ascensión, surge la ofensa .

La interpretación es un oficio duro. Lo sabe el que se ha interesado por este arte mágico. La formación jamás acaba, no sirven diplomas ni recomendación, hay mucha y buena competencia, el futuro es incierto, cada día es un nuevo empezar.

El arte es crear, no destruir.

“El odio al titiritero es el odio a sí mismo”, El arte de la guerra” de Sun Tzu.

La envidia amarilla es el sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee. Wikipedia nos dice:

En el ámbito del psicoanálisis la envidia es definida como un sentimiento experimentado por aquel que desea intensamente algo poseído por otro. No tiene ninguna relación con el amor. La persona envidiosa es insaciable porque su envidia proviene de su interior y por eso nunca puede quedar satisfecha, ya que siempre encontrará otro en quien centrarse.

El envidioso cuenta mentiras sobre la persona a la que envidia o las cosas que tiene, para poder tenerlas. En ocasiones la envidia puede hacer que el envidiado muera a manos del envidioso.

 

Así que andad con cuidado porque #ArtistasSomosTodos.

2 thoughts on “#ArtistasSomosTodos

  1. La iglesia católica y el franquismo han realizado una concienzuda labor que dura ya ochenta años. El adoctrinamiento a través de su incursión en la educación da estos frutos: odio al arte y al artista.
    La feroz competencia y la deslealtad hacen el resto.
    Buena iniciativa, amigos.
    Unidos construiremos un camino para el regreso de la sensibilidad y el amor ante las artes. Cualquiera de ellas.
    Gracias por vuestro inteligente aporte.

    1. Yo creo que esto ya viene de cuando los dinosaurios frecuentaban la Península Ibérica, pero aún así no te restamos razón, amigo Miguel Angel.
      ¡Gracias a ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *